Eurípides :
Medea

Versión de Jesús Ricardo Martín
Presentación de Santiago Recio Muñiz
Guía didáctica de José Ignacio Merino Martínez
ISBN: 978-84-8367-602-8
Medidas: 120 x 170 mm
Páginas: 95
Fecha de publicación: febrero 2018


9,95 € -

Otros Títulos

Hécuba
Las Bacantes
Las troyanas
Medea es el drama de la mujer abandonada y arrebatada por su venganza; esta venganza es monstruosa porque, después de haber hecho morir a la joven princesa que ocupó su lugar, Medea acaba por degollar a sus propios hijos. Ella es la pasión:
«Sí, conozco los crímenes que voy a realizar, pero mi pasión es más poderosa que mis refl exiones y ella es la mayor causante de males para los mortales».
En Medea (431 a. C.) se muestra Eurípides en la cima de su arte, siendo el primero en haber representado al hombre víctima de sus pasiones y en haber intentado describir los efectos éstas.


Eurípides (480-406) nació en Salamina, en el mismo año de la célebre batalla naval. Vivió en la época de mayor esplendor de Atenas y pudo ver la construcción de los monumentos de la Acrópolis. Fue discípulo de Anaxágoras, Protágoras y Sócrates. Se casó dos veces y en ambas ocasiones su matrimonio fue desgraciado, lo que se ha utilizado para explicar las notas de misoginia de su teatro, si bien en Medea no faltan los pasajes que expresan reivindicaciones «feministas». Eurípides debutó en el teatro el año de la muerte de Esquilo, a la edad de veinticinco años. Compuso noventa y dos dramas, pero solamente cinco veces alcanzó el primer premio. Su éxito posterior explica que se hayan conservado diecinueve tragedias. Aristófanes parodió a Eurípides, tildándolo de misántropo y de estar «con los pies en el aire». Nuestro dramaturgo no debió, pues, de tomar parte activa en la vida ciudadana: llevó una vida retirada y se exilió por motivos políticos. Murió en 406 en Pela (Macedonia). Según Aristóteles fue el más «trágico» de los poetas dramáticos.