Eurípides :
Las troyanas

Versión de Jesús Ricardo Muñiz
Presentación de Santiago Recio Muñiz
Guía didáctica de Maribel Ordóñez Díaz
ISBN: 978-84-8367-598-4
Medidas: 120 x 170 mm
Páginas: 111
Fecha de publicación: febrero 2018


9,95 -

Otros Títulos

Hécuba
Las Bacantes
Medea
Las troyanas (415 a. C.) es una ilustración de las horribles escenas que acompañan la toma de Troya: reparto de mujeres entre los vencedores, sacrifi cio de Políxena, asesinato del niño Astianacte e incendio de la ciudad. Eurípides, en plena guerra del Peloponeso, criticó con Las troyanas las desventuras de los vencidos —sin excluir las de los vencedores—, explorando hasta qué grado la fatalidad y la responsabilidad humana son esencia de lo trágico.
La crítica más reciente considera que el enfoque teatral de Eurípides es «irracionalista» pues presenta a sus personajes luchando con poderosas fuerzas que surgen de su propio interior. El poder divino —que Helena subraya al invocar el poder de Afrodita— se menciona en la obra pero con el fin de someterlo a análisis racional y para explorar las causas humanas que desencadenaron la guerra troyana y, en definitiva, todas las guerras, las de ayer y las de hoy.



Eurípides (480-406 a. C.) nació en Salamina, en el mismo año de la célebre batalla naval. Vivió en la época de mayor esplendor de Atenas y pudo ver la construcción de los monumentos de la Acrópolis. Fue discípulo de Anaxágoras, Protágoras y Sócrates. Se casó dos veces y en ambas ocasiones su matrimonio fue desgraciado, lo que se ha utilizado para explicar las notas de misoginia de su teatro, si bien en algunas obras no faltan pasajes que expresan reivindicaciones «feministas».
Eurípides debutó en el teatro el año de la muerte de Esquilo, a la edad de veinticinco años. Compuso noventa y dos dramas, pero solamente cinco veces alcanzó el primer premio. Su éxito posterior explica que se hayan conservado diecinueve tragedias.
Aristófanes parodió a Eurípides, tildándolo de misántropo y de estar «con los pies en el aire». Nuestro dramaturgo no debió, pues, de tomar parte activa en la vida ciudadana: llevó una vida retirada y se exilió por motivos políticos. Murió en 406 en Pela (Macedonia). Según Aristóteles fue el más «trágico» de los poetas dramáticos.