T. M. Plauto :
Anfitrión o el nacimiento de Hércules

Versión de Ricardo Martín
Presentación de Santiago Recio
Guía didáctica de Vicente Rodríguez Hevia
ISBN: 978-84-8367-601-1
Medidas: 12 x 17 cm
Páginas: 155
Fecha de publicación: febrero 2018


9,95 € -

Otros Títulos

Pséudolo
Cásina
Gemelos (Los menecmos)
Mostellaria
Como la gran mayoría de las comedias plautinas es Anfitrión (circa 200 a.C.) una tragicomedia de enredo, pero en ésta no faltan rasgos propios de las comedias de caracteres, como es el caso del retrato de la matrona romana, Alcmena, que Plauto dibuja con los trazos bien individualizados de mujer íntegra y valiente que no está dispuesta a soportar el insulto ni el cuestionamiento de su honradez. Es el único personaje que no aparece en Plauto bajo una luz cómica. (Jaime Velázquez, Anfitrión, Vicens Vives, 2013 ).
Anfitrión presenta como tema principal la infidelidad inconsciente de una esposa honrada y los conflictos que esa infidelidad ocasiona en un hogar feliz. La trama se apoya en el motivo del doble, que conduce a hilarantes equívocos, potenciados por la complicidad que se establece entre el público y los personajes divinos, Mercurio y Júpiter, desde el mismo prólogo. Con sus dosis de farsa burlesca y parodia del mito del nacimiento de Hércules y de los éxitos del general Anfitrión, esta obra refleja el clima de triunfo que se vivía en Roma tras la segunda guerra púnica.

PLAUTO. Actor de atelanas, director de una compañía teatral y escritor de comedias palliatas, tuvo Tito Macio Plauto (259-184 a.C.) la fortuna de ser el primer escritor de la literatura latina de quien se han conservado obras completas, en total veintiuna, de las ciento treinta comedias que se le atribuyeron.
De vida azarosa en sus inicios, abandonó pronto su región de origen, la Umbría, crisol de las culturas etruscas y célticas, para emigrar a Roma, donde se enrola en el ejército, dedicándose, más tarde, a empresas comerciales que le llevaron a la ruina y a trabajar en un molino.
El primer periodo de su vida quedó comprendido y marcado por las dos grandes guerras que Roma disputó contra Cartago, un período que señala el inicio de la helenización del mundo romano, una gran revolución cultural, espiritual y artística a cuyo desarrollo el mismo Plauto colaboró con sus comedias, adaptadas de originales de la comedia nueva griega.
Plauto asistió al nacimiento de la literatura latina de la mano de sus coetáneos Livio Andrónico y Gneo Nevio. Su currículum atestigua una gran vocación teatral y un dominio sin igual del latín y del griego, a pesar de que no fueron sus lenguas maternas.
Sus comedias llevan unos rasgos, los plautinismos , que sólo él manejó con maestría inimitable: la vis comica , la creación de personajes tipo (joven enamorado, esclavo intrigante, cortesana, viejo libidinoso...), la musicalidad, una lengua rica en recursos retóricos y una trama centrada en el enredo amoroso que se subordina a la intriga, al absurdo, a la farsa y a todo recurso cómico que provoque la risa.